La Historia de RCT

En 1965, Bob Muirhead era un joven aprendiz de electricidad en la industria minera en Kalgoorlie, en el oeste de Australia. A pesar de su juventud, se vio enfrentado a experiencias muy personales: su mejor amigo perdió a su padre en un accidente en la mina, y el hecho de ver a un minero una semana y luego verlo sin vida la semana siguiente, lo motivó a explorar nuevas maneras de hacer mejor las cosas.

En esa época, la industria minera de Kalgoorlie tenía un promedio de seis fatalidades por año en la minería subterránea y esto era considerado como un “efecto colateral” de la actividad.

Después de comenzar su propio negocio en 1972, Bob diseñó y experimentó con un sistema de protección de un motor a prueba de fallas (que ahora se conoce como Muirhead®) que mejoraría la fiabilidad de los equipos de minería subterránea, y favorecería la productividad de la mina.   Bob desarrolló rápidamente otros productos con beneficios similares y nació la empresa “Bob Muirhead Electrical”.

Los productos tenían un potencial notable, pero carecían de visibilidad en la industria. Impulsado por un profundo deseo de llevar sus productos a una base de clientes mucho más amplia, y junto con su pasión por volar avionetas, logró crear nuevos mercados, como  – BIroken Hill, Cobar y Pilbara (al noroeste de oeste de Australia).

Para 1987, Muirhead Electrical se había unido a dos negocios locales de suministros a la minería para crear una sociedad anónima, con una nueva identidad “Automotive Industrial Mining Supplies”.

El negocio creció y se expandió. Sin embargo, las fatalidades en minería seguían produciéndose hasta que se desarrolló tecnología para ejecutar operaciones de control a distancia.   

En 1988, incorporó la tecnología de control remoto ControlMaster®, empleando sus capacidades técnicas para hacer del sistema una herramienta confiable y asegurar mayor productividad en las riesgosas áreas mineras bajo la superficie. 

La oportunidad que se le presentó de proteger a las personas de los peligros del entorno se volvió la base para fundar RCT.

Con productos de protección de la maquinaria que produjeron un cambio mayor en la industria, RCT se fue fortaleciendo cada vez más en la tecnología de control remoto, pero aún no se lograba eliminar definitivamente los accidentes.

Bob, que ahora está rodeado por un equipo leal y talentoso, algunos entre los cuales han evolucionado a su lado desde que llegaron como aprendices, estaba determinado a hacer lo que fuera necesario para lograr que los mineros trabajaran en entornos seguros.

Impulsada con esa motivación, RCT se convirtió en la primera empresa en lanzar comercialmente al mercado las soluciones Teleremote para la industria minera Australiana. Esto constituyó un hito y un logro notable de liderazgo.

El control remoto de superficie también se reconocía como una manera de reducir los riesgos en los entornos laborales inseguros.  RCT desarrolló su capacidad de control remoto para buldozers. Esto se convirtió en un hito en Nueva Guinea en la mina Ok Tedi, que era todo un desafío. Solamente una empresa logró algo similar, nadie sabía con certeza si se podría realizar.

Un equipo de los mejores talentos de RCT en esa época, inicialmente liderados por Bob, emprendieron viaje a Nueva Guinea, determinados a tener éxito. Y lo lograron.

La confianza de RCT creció a medida que su presencia de mercado se fue extendiendo a Broken Hill, Mount Isa, e incluso a la industria minera de Queensland, que era toda una hazaña. Los logros de RCT hablaban por si mismos.

RCT comenzó a ser reconocida a nivel mundial; y a ser solicitada por los sectores de minería subterránea en África y América Latina, “porque preferían nuestra tecnología a distancia a cualquier otra, además que podíamos ofrecer servicios de mantenimiento mejores que cualquiera de la competencia,” recuerda un empleado de larga trayectoria.

Fue un gran cambio para la empresa del Oeste de Australia, sin embargo, sin amedrentarse ante los grandes desafíos, RCT se sintió impulsado a extenderse a nivel mundial. 

En 2002, Bob conformó un grupo de inversión para traspasar la compañía a capitales privados “Remote Control Technologies” (RCT).  Su intención era mantener el estilo familiar y la actitud y la cultura ganadora que ha logrado mantener a muchos empleados talentosos en la compañía. RCT ha contado siempre con el respaldo de grandes talentos, el compromiso con sus clientes y una sed de progreso en la exploración de “lo posible”…en lo que puede alcanzarse.

Esto quedó en evidencia en varios de los miembros de la gerencia de RCT hoy en día, que comenzaron como aprendices en un cobertizo en la década de 1970. Como lo ilustró un ejecutivo: “Lo que realmente nos motivaba era que todos éramos unos jóvenes a los que se nos entregaba una gran responsabilidad.  Tú solo te dejas llevar.  Éramos aprendices y estábamos empoderados para desarrolla nuestro potencial y nuestras capacidades como personas. Siempre se privilegiaron las ideas y la innovación.”

Con el tiempo, se han desarrollado marcas que se han agregado a la cartera de RCT, incluyendo AusProTec™ y EarthTrack®. Basado en una firme relación y diálogo con los clientes, ControlMaster® ha evolucionado para incluir mejoras tales como los sistemas Guidance, los que se agregaron en enero 2010 después de un período intensivo de pruebas subterráneas. Estas innovaciones ofrecen valor y resultados reales para los clientes.

Más allá de tecnología innovadora e inteligente, RCT ha construido una reputación por la excelencia en el servicio al cliente. Nuestra gente tiene la determinación para “hacer” cosas. El éxito de RCT viene de escuchar los problemas que plantean los clientes y trabajar en un esfuerzo verdaderamente colaborativo, que involucra investigación, innovación, diseño, manufactura, equipos de instalación y de capacitación para entregar soluciones de principio a fin, adecuadas a su propósito, en cualquier parte del mundo.

Hoy en día, RCT es un líder mundial, y líder del mercado australiano en soluciones automatizadas de Conducción inteligente, Teleremote y Control a Distancia para la industria minera.

Remote Control Technologies ha superado a su nombre por todos los productos que ofrece y en 2015, fue rebautizada como RCT.

A través de la trayectoria de RCT, la visión del fundador de RCT se mantiene en la misma tecnología inteligente, perfectamente adecuada para el propósito al que se destina y que siempre entregará resultados tangibles, aumentando los beneficios, la productividad y la seguridad.